Una ventana abierta al cambiante mundo y el esfuerzo por tratar de ajustarse a esa realidad fugaz, a la que llamamos Vida

lunes, abril 19, 2010

Prima crítica

Casa Pueblo en Piríapolis, Uruguay.

Adjunto la primera crítica de un lector argentino a mi novela Los diarios de Silvia.

Me sumergí en la historia porque me resulta exótico el clima de los inmigrantes ilegales en Miami, la mirada de un trabajador social y el ambiente sórdido o mediocre en el que se mueven.

Pero me resultó abrumador el desfile de personajes y personajes sin que aparezca un hilo que me haga pensar ¿Cómo terminará esto? Hasta donde leí (pág 41 del documento PDF) no fui tentado por ningún anzuelo apetitoso.

La historia es interesante porque el lenguaje es atractivo y las escenas realistas, pero tiene algunos problemas formales que hacen difícil la lectura. El principal es la puntuación.

Por ejemplo, en un trabajo de más de 70.000 palabras aparecen sólo cinco punto y coma y algunos fuera de lugar.

La solución pasa por aprenderse bien el capítulo de los signos de puntuación de la Ortografía de la RAE, que puede bajarse en formato PDF y ponerla en el escritorio como salvavidas a mano. Pero este capítulo hay que automatizarlo en la cabeza para que las normas fluyan automáticamente al escsribir.

Hay algunos errores que una pasada por el corrector del Word-español corregirá p.ej., demonstración en lugar de demostración, etc.

Otro problema formal es que abordar el texto presentado en el documento PDF cansa a la vista.

La elección de la tipografía Courier es desafortunada porque todos los caracteres ocupan un espacio, como en las viejas máquinas de escribir, y no se pueden usar los signos ortográficos habituales en la edición electrónica y de imprenta. Entre ellos, la raya o guión largo que marca el inicio de las líneas de diálogo y de las acotaciones. Este signo (—) se logra fácilmente en Word con Windows pulsando simultáneamente Ctr+Alt + el signo menos del teclado numérico. (Última tecla arriba a la derecha)

Justificar el texto para que los dos márgenes se igualen es otro error porque, al abrirse los espacios arbitrariamente, no se ven los dobles espacios y otros problemas que saltan a la vista si se margina sólo a la izquierda.

También es desalentador enfrentar la masa de texto sin espacios entre párrafos, los que son necesarios para descansar la vista y la mente.

Las sangrías también ayudan mucho a organizar mentalmente la lectura.

Para ordenar el caos se recomienda::

1. Usar Times New Roman que es, tal vez, la más legible en pantalla,

2. Marginar sólo a la izquierda

3. Formatear los párrafos con sangría.

4. Cuando los párrafos tienen más de 20 líneas dividirlos atendiendo a las necesidades del relato.

5. Generar separaciones de una línea entre párrafos cuando la masa de texto luzca pesada. Siempre atendiendo a las necesidades del relato, no en cualquier lado

Los ajustes de 1 a 4 se realizan en el menú formato en los submenúes Fuente y Párrafo.

Hasta aquí la benevolente orientación del amigo Jorge.


Saludos de lunes


Wesbri

Etiquetas: , ,

2 comentarios:

Blogger Wesbri ha dicho...

Termine de leer la novela:LOS DIARIAS DE SILVIA. Los primeros capítulos son muy interesantes, pero...la historia, ha medida que avanza se torna lenta por el gran numero de actores que intervienen y la forma coma la escritora los describe, -muchos detalles innecesarios- por ese motivo se torna pesada su lectura, y se pierde el hilo de algunos de los personajes.


Seguramente cuando la edite y quede en su punto final saldrá un muy buen libro, pues tiene cosas muy interesantes. Desde luego yo hablo como lector; la crítica literaria queda para los expertos.


Muchas felicitaciones para Leslie, tienes madera para ser una excelente escritora.


Un abrazo para todos,


Raúl

3:10 a. m.

 
Blogger Wesbri ha dicho...

NUEVO COMENTARIO



Mi primer comentario abarca el tramo de novela corregido creo que por Frosa con el cual estoy de acuerdo.

Hay que separar correctamente los párrafos. Utilizar adecuadamente los signos de puntuación. Cambiar algunas palabras. Por ej. mujer por hembra. ...había esperado este momento ... por ...esta fecha... Voluminoso por voluntarioso (tienen diferente significado)
Al rato de ... en lugar de "Al cabo de estirar el cuello..." Entró a la sala llena...

No es bueno utilizar diminutivos a menos que se esté marcando un registro. Esto del registro es muy importante. Así es que, debe mantenerse el mismo nivel de lenguaje a través de toda la obra para cada uno de los personajes.

La voz también es muy importante. El narrador puede escribir en primera, segunda, tercera persona o ser un narrador omniciente, pero debe usar un excelente idioma español. Sin modismos, utilizando palabras de conocimiento general. No puede hablar con expresiones groseras y si es un término extranjero escribir la palabra en cursiva. Tampoco puede entrar en narraciones obcenas o pornográficas si la obra no es. Las relaciones sexuales a describir puede incluir todo tipo de prácticas pero al volcarlas al papel hay que tener presente a que público va dirigida la obra, porque puede herir la sensibilidad del lector y este abandonará la lectura.

Saludos cordiales. Esmérate más.

Lylián

3:13 a. m.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal