Una ventana abierta al cambiante mundo y el esfuerzo por tratar de ajustarse a esa realidad fugaz, a la que llamamos Vida

domingo, enero 24, 2010

El gusanillo

Esto de escribir en un blog es lo que más se parece a un gusanillo que te roe por dentro y solamente aspira a que el número de lectores y comentaristas aumenten cada día. Hace cuatro años me envicié en la droga bloguera. Reconozco que soy adicto a los blogs. Los propios y los ajenos. En el 2006 arranque con este blog y lo abandoné por meses mientras flirteaba a lo descarado con una estación rival http://www.opiniones.blogstream.com Transcurría el 2007. Retorné arrepentido con el rabo entre las patas como perro callejero a este blog que ya empieza su quinto año sin que tenga la más mínima idea de a dónde voy. Sé de dónde vengo. No estoy tan decrépito como mi avataresca máquina de escribir.
Por el camino forniqué con perfiles de Yahoo. Tuve un desliz sin consecuencia con weblife.es y otro más grave con wordpress.com. Pero en estos últimos años LOS TEMIDOS 60 han sido mi refugio, el lugar a dónde corro por las mañanas a cobijarme y a darle rienda suelta a mis neuronas para que no se oxiden. Como decía un viejo bolero de Cheo XX.
Estoy llegando a la entrada 400 al ritmo de 2-3 entradas semanales espero que en seis meses lo logré. Esa es la vida metas a cumplir, metas a sustituir y así por los siglos de los siglos.
Soy un adicto a los blogs y no pienso calmar. Me provoca un alivio superior al orgasmo físico. Como buen adicto soy un mentiroso y un manipulador. Bendita esta adicción que me permite seguir viviendo y escribiendo.
vale
Wesbri en una bella mañana dominical en Miami.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal