Una ventana abierta al cambiante mundo y el esfuerzo por tratar de ajustarse a esa realidad fugaz, a la que llamamos Vida

miércoles, diciembre 02, 2009

Cazador de búfalo


Debo confesar ante mis queridos y selectos lectores que me he convertido en un cazador de bisontes. Eso a los sesenta y siete abriles. Ya es algo. Lo de cazar búfalos es una broma de Roberto Bolaño, el escritor peruano. En España denominan concursos búfalos a los de tercera división que otorgan premios menores de pocos cientos o escasos miles de euros y a los cuales acuden como manada de indios pieles rojas hambrientos muchos escritores inéditos para sobrevivir. Debo definir mi posición. No necesito cazar un búfalo para comer pues soy un pensionado, jubilado, retirado. Vaya un vejete que recibe dos cheques mensuales luego de haber trabajado durante un cuarto de siglo con locos y sus afines. Pero sí necesito al búfalo para destrozar el estigma que llevo de ser INEDITO. En el campo literario es como ser un apestado, alguien de quien se huye, no se habla y ni siquiera se le contestan las cartas proponiendo novelas. Vaya un ser de otro planeta. Y a que viene todo este embrollo, se preguntará el lector avispado. Pues a que envié hace meses un poemario a uno de esos concursos de tercera división con un premio de cinco mil euros y se suponía que dieran los resultados a fines de noviembre y ya estamos a dos de diciembre y el silencio preconiza cosas siniestras. Se disolvió la fundación que otorga el premio, alguien ser birló los reales o duros o pesetas o pesitos, y los organizadores están solicitando donaciones de plaza en plaza para poder entregar lo prometido. Aquí hay búfalo encerrado. Y eso que para esconder a uno de esos animales hay que tener un escaparate grande de verdad. Todo estos comentarios provocados por la desespera de saber si otro indio se comió mi búfalo y por la lectura de una obra refrescante de Fernando Iwasaki -España, aparte de mí estos premios- Pertenecía a mi tribu de inéditos o era alguien ya publicado a quien lo amenizaba el cacique de la hipoteca sin pagar. Uh, el más furioso y temido de todos.
Vale por un miércoles a las seis de la mañana, saboreando un café caliente mientras espero agazapado a que aparezca un búfalo manso que se deje atrapar... Nota había escrito agarrar pero por sus connotaciones sexuales en México lo modifiqué por atrapar.
Wesbri

Etiquetas: ,

1 comentarios:

Blogger Wesbri ha dicho...

Se me hab'ian deslizao tres erratas ortogr'aficas y ningun lector me las ha descubierto.

2:14 a. m.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal