Una ventana abierta al cambiante mundo y el esfuerzo por tratar de ajustarse a esa realidad fugaz, a la que llamamos Vida

martes, mayo 27, 2008

Temporada de huracanes


Esta semana empieza la temporada de huracanes. Para quienes vivan en Madrid o Lima no significa nada, pero para quienes habitamos en el Caribe o Centroamérica es época de estar pendiente a los partes del estado del tiempo y acumular agua embotellada, galletas, productos en lata. Es una pesadilla luego del paso del huracán, las horas sin fluido eléctrico y a veces sin agua. La foto representa eso un huracán. La cúpula de la iglesia perdió la cruz en el 2006 luego del paso de Wilma (los peores huracanes tienen nombres femeninos), cuando tomaba la foto se abalanzó ese inesperado camión como bólido de la Natura para taparme la visión. Un huracán -no de pasiones, si no de visiones- en medio de la calma cotidiana del barrio.
Otro huracán ha sido el cambio de formato que he tenido que efectuar en mi blog para poder tener VINCULOS pues el anterior del año 2006 no lo permitía. Después de quince años sin escribir código en HTML he vuelto a hacerlo, titubeando al principio pero ya más confiado en lo que hago. Otro huracán de tecnología. Mis neuronas despiertan poco a poco y me he sentido rejuvenecido al comprender que "todo está en mi mente" esa mentira que les inculcó a mis pacientes deprimidos para ayudarlos a salir del hueco en que se encuentran. La actitud ayuda mucho, pero como dice el viejo refrán cubano : "cuando el mal es de cagar no valen guayabas verdes". O en lenguaje moderno, según la canción de Willy Chirino "lo que está pá tí nadie te lo quita." Me tengo que joder escribiendo código, y no el de Da Vinci...
Saludos desde la lluviosa Miami.
Wesbri

4 comentarios:

Blogger Miguel Caballero ha dicho...

La verdad es que lo más parecido que he vivido a un huracán fue de ese lado del Atlántico, pero ni así se le parecía. En diciembre pasado, cuando pasaba un fin de semana en Cape Cod (MA), la casa de mis suegros parecía que iba a echar a volar y en los ventanales enormes veía cómo los árboles se movían violentamente y el granizo zumbaba contra el cristal. Yo estaba cagao: las casas americanas están hechas a veces de unos materiales que no me dan mucha confianza, y jamás había asistido a una naturaleza tan cabreada. Para ellos era normal, pues han conocido erupciones de volcaces, terremotos e inundaciones.

En España existe la creencia generalizada de que los americanos tienen una habitación repleta de agua embotellada. Este tiempo que viví en Nueva Inglaterra yo no lo ví, pero imagino que viene de esto que nos cuentas.

Dime, Wesbri, ¿cómo se nos ve a nostros, los españoles, desde el Caribe?

Un saludo,
Miguel



PD. Gracias por el link!

5:19 a. m.

 
Blogger Wesbri ha dicho...

Bueno "lo dicen en la prensa y también en el telediario" (con música de chiqui-chiqui)debemos almacenar un galón (3.75 litros) de agua por pesona por día para una semana. Eso suma 14 galones de agua para mi esposa y yo. Imagínate una familia numerosa. De veras necesitaría una habitación para almacenar agua.
Yo desciendo de gallegos (creo mis bisabuelos salieron de Brion una aldea veinte kms de Santiago de Compostela hace 150 años y emigraron a Cuba y Venezuela. Pues además estudié filología hispánica en la Universidad de la Habana, Cuba. Nacido y criado en Cuba, pues tengo una impresión buena de España y los españoles.
Los gringos no se llevan bien con los franceses y siempre hacen chistes sobre ellos. A los españoles los meten en el mismo saco que a los sudacas y nos llamas LATINOS. Y somos todos como ciudadanos de segunda para los más conservadores. Para los liberales no importa mucho el origen. Eso también depende del área en donde uno habite: si es cosmopolita, si hay una gran población hispano-parlante, etc. etc.
Wesbri

5:52 a. m.

 
Blogger Miguel Caballero ha dicho...

Fíjate que cuano yo llegué a Boston, y dije que era latino (latino me considero por cultura,y además porque soy andaluz, y ustedes los sudamericanos y nostros los andaluces tenemos mucha fuerza en común), pues eso,que dije que era latino, y me dijeron que de eso nada. Que yo no podía ser latino, porque era de España, y que además era rubio, alto y de ojos claros, así que d latino nada. Pero yo no cejé en mi empeño y sigo siendo iguald e latino, les guste o no, jeje.

12:50 p. m.

 
Blogger Wesbri ha dicho...

El color de la piel puede ayudar a que no se te considere Latino, pero los norteamericanos se fijan más en el acento. Si hablas inglés con acento que grita que eres extranjero entonces te consideran eso Alien. Aquí en Miami se ofrecen Cursos de Reducción del Acento en las universidades locales.

4:51 a. m.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal