Una ventana abierta al cambiante mundo y el esfuerzo por tratar de ajustarse a esa realidad fugaz, a la que llamamos Vida

viernes, julio 23, 2010

En blanco y negro

Provocó la guerra más sangrienta en territorio norteamericano. Ha dividido la Nación durante siglos. Se ha llevado al cine y la literatura sureña no pudo escapar a mirarla desde lejos, muchas veces, desde adentro luego. La contradicción principal para muchos norteamericanos es la de Negro-Blanco, no la de Rico-Pobre. Versión que se ha modernizado con la de Blanco-Otras Razas. Véase la nueva ley en Arizona, que ya en 1994 se había debatido en California, aprobada, rechazada , vuelta a aprobar, etc, etc etc.
En el 1994, asistí a una conferencia nacional en San Francisco contra la famosa ley 78, 88, ya ni me recuerdo que número tenía. El sacerdote que presidía la delegación de Caridades católicas, en un desayuno de trabajo, explicaba que los Estados Unidos era como un gran y lujoso barrio en lo alto de una montaña, rodeado de caseríos y casuchas de pobreza increíble. La gente de esos barrios marginales se veían tentados de subir al barrio de los altos, para lo cual los habitantes de éste construían una cerca electrificada. Eso era en los años pre cerca. Ahora en la etapa post cerca recurriremos a leyes estatales que no son constitucionales, pues es el Gobierno Federal en Washington, DC quien controla la política inmigratorio, no los estados. Florida se prepara para una ley jimagua de la de Arizona.
Todo esto en un clima de renacido racismo. Según las últimas encuestas, el presidente Obama cuenta con un 93% del apoyo de los afronorteamericanos -léase negros, mulatos y otros colores- y solamente un 37% entre la población blanca. Como esta última es mayoritaria. Al menos entre un 60% o 66%, no se han dado a conocer las cifras del Censo 2010, ello hace adivinar que Obama no será re-electo en el 2012. A menos que la población hispana vote en bloque por Él.
Cosa por ver. Lo único cierto reside en que lo que se había adelantado en los últimos 50 años, amenaza con derrumbarse. A menos que seamos más tolerantes, y los liberales demócratas en Washington moderen sus actitudes e impulsos -a veces auto destructivos-.

Esperemos por más datos para emitir una opinión certera, entretanto pasen un bello viernes y que Bonnie no les haga mucho daño.
Cuidense, queridos lectores, entren a los animalitos y plantas a la casa. Compren agua embotellada y salchichas. Y a esperar otra depresión tropical atrincherado en Miami.

Wesbri

Etiquetas: , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal