Una ventana abierta al cambiante mundo y el esfuerzo por tratar de ajustarse a esa realidad fugaz, a la que llamamos Vida

viernes, julio 30, 2010

ARIZONA War Zone

ARIZONA. Jueves 29 de julio. Policías y miembros del ICE arrestan a protestantes en las calles de Phoenix.

Una abogada de Inmigración de Miami aconsejaba a los sin papeles que se abstuvieran de protestar en las calles pues si los arrestaban serían deportados inmediatamente. "Solo aquellos que tengan papeles deben protestar".
Las encuestas arrojan resultados increíbles dos de cada tres norteamericanos descendientes de europeos -o sea, blancos- apoya la ley. Un 30 % de los hispanos la apoya y cerca del 50% de los afro-norteamericanos. Sorprende que tres de cada diez hispanos apoye la ley. NO. En Miami muchos cubanos la apoyan. Tenemos la Ley de Ajuste Cubana que nos protege. A los puertorriqueños les es indiferente, pues son ciudadanos norteamericanos por nacimiento.
Lo que más me llama la atención está en que el 70% de los habitantes de Arizona está a favor de la ley SB1070.
Una nueva ola de racismo se avecina. El lector sudamericano o europeo se pregunta el porqué de ese apoyo a una ley que discrimina. Precisamente, discrimina contra un sector de la población Hispana solamente. Los mexicanos y centroamericanos pobres.

Me explico. Vivo en Brickell un área de clase media alta en Miami. Mis vecinos son todos hispanosÑ de Argentina, Chile, Uruguay, Venezuela. Pertenecen a las clases altas de esos paìses y han hecho inversiones en Miami. Compra de casas y pisitos -condominios- La ley otorga Residencia legal a todo aquel que invierta un millón de dólares en los EEUU. También muchos chicoa y chicas jóvenes que estudian en las universidades y han comprado los departamentos de un curato de millón de dólares con vistas a quedarse ya sea por matrimonio o por empleo en el país una vez que hayan terminado los estudios. A los ricos la ley no los molesta. Los favorece.

Por eso no me gusta la SB1070 pues se encarna en los más desvalidos, a quienes nadie defiende a los míseros jornaleros mexicanos y centroamericanos semi-analfabetos y trabajadores agrícolas. Es una ley abusiva. Si queremos resolver el problema de la inmigración ilegal, ¿por qué el Congreso no aprobó hace años la propuesta del presidente George W Bush de crear un permiso de trabajo temporal por el tiempo de las cosechas. Los extranjeros vienen, trabajan y se regresan a su país hasta el año próximo cuando haya que recoger las nuevas cosechas. Esa sería una solución salomónica. Trabajas, ganas tus dólares y te regresas cuatro o cinco meses a México para retornar el próximo año.

Entretanto, como cubano amante de la libertad, me opongo a esa ley injusta y discriminatoria contra los más indefensos recolectores de frutos.

Wesbri, un sábado caluroso.

Etiquetas: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal