Una ventana abierta al cambiante mundo y el esfuerzo por tratar de ajustarse a esa realidad fugaz, a la que llamamos Vida

lunes, junio 14, 2010

La Rampa


La Rampa.
En el año 1958, nos mudamos para la Rampa. Antes vivíamos mi madre, mi hermano y yo con mi abuela en Industria y Neptuno, no lejos del Parque Central. Mi abuelita murió a principios de ese año y mi madre se mudo a un apartamento de dos cuartos para estar cerca del Colegio La Luz en M y 25.
A partir de entonces, hasta que salí de Cuba, viví en las calles 25 y O. Primero en 25 número 162, luego en calle O número 215. Al doblar la esquina.
La Rampa fue mi última dirección en La Habana, de allí partí en los 80 a Panamá.
Las fotos pertenecen al Hotel Vedado que quedaba justo frente al edificio dónde vivíamos.

Solamente he regresado una vez en el año 2002. Y todo estaba cambiado, y todo permanecía igualito. La cafetería de los bajos era ahora una pastelería para extranjeros. las calles y las aceras continuaban llena de baches. Los hoteles permanecían iguales, incluso con taxis esperando extranjeros. La escuela, abandonada, reposaba el silencio de la lenta destrucción. El Hotel Hilton, permanecía con sus servicios a medias. El Hotel nacional ofrecía de todo con dólares. Era la era de los dinosaurios. Se pagaba en dólares, se canjeaba en las Cadecas. No habían aparecido los furiosos CUC que nos exprimen el bolsillo y el alma. Cualquier tiempo pasado fue mejor.
Hoy día -a pesar de tener una hija todavía en Cuba- siento pavor de regresar y toparme con escenas de corte haitiana en plena Rampa.
Ese oasis de paz de los años 50, e incluso de los 60 y 70, cuando éramos colonia soviética.
El cambio de amo ha acelerado la destrucción de mi ciudad.
Basta de descarga para un lunes de junio.
Wesbri

Etiquetas: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal