Una ventana abierta al cambiante mundo y el esfuerzo por tratar de ajustarse a esa realidad fugaz, a la que llamamos Vida

jueves, diciembre 09, 2010

Final




Estoy en una encrucijada literaria como mal escribidor que soy. Estoy terminando una novela casi cien mil palabras (unas trescientos setenta y cinco cuartillas tamaño carta), y me debato entre varios posibles finales. Mi duda es si es verídico que una dueña de paladar en Cuba prefiera quedarse que aceptar la salida definitiva del país. Como tengo poco tiempo en estos días Pascuas, me han hecho abuelo de nuevo -ya son seis nietos- me someto a la votación del ilustre público:
-la chica debe quedarse
-la chica debe irse de Cuba.

Los dejo con esta incertidumbre. Si doy con una respuesta satisfactoria se los dejo saber.
De nuevo, Felices Fiestas, y no los abandono, sencillamente estoy en la Encrucijada del siglo 21.
Wesbri

Etiquetas:

4 comentarios:

Blogger Wesbri ha dicho...

100, 200 palabras y 373 páginas más tarde ya he terminado todavía dispuesto a cambiar el final. No me satisface del todo. Es crudo, ingenuo y poco esperanzador. Aunque el personaje central vence al cáncer.
Wesbri

5:13 a. m.

 
Blogger Wesbri ha dicho...

El cuento de nunca terminar. He decidido agregarle más capítulos a la novela. Escribir es el meollo, como una droga. No puedo separarme de mis personajes, en realidad, los he creado, parido...
¿Cuándo pararé? No lo sé.
Wesbri, domingo 12 de deiciembre del 2010.

2:05 a. m.

 
Blogger Betty ha dicho...

la chica debe irse de Cuba...

9:41 a. m.

 
Blogger Enrique ha dicho...

No nos aportas datos para poder argumentar la decisión, aun así me voy a arriesgar. La chica debe quedarse en Cuba. Fuera la vida tampoco es fácil, si se queda por lo menos estará en casa, con su familia y amigos.

Salud

10:13 a. m.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal