Una ventana abierta al cambiante mundo y el esfuerzo por tratar de ajustarse a esa realidad fugaz, a la que llamamos Vida

miércoles, julio 15, 2009

La ropa interior de Wendy



Confieso que a pesar de los 25 años de haber salido de Cuba todavía leo a los novelistas del patio, y a veces, a algún que otro poeta. Se dice fácil pero es algo conflictivo. Recuerdo que durante el gobierno de George W Bush, existía una censura sobre materiales procedentes de Cuba, velada, hipócrita. Como no podían violar la enmienda primera de la Constitución de los EEUU, se empleban métodos de presión. Creo que había pedido a través de una empresa canadiense de Internet una novela cubana. Me llegó una tarjeta de Correos para que recogiera el paquete -usualmente lo entregan a domicilio como correo normal- y una vez allí tuve que firmar un documento de Aduanas en que "confesaba" que estaba recibiendo material impreso de un país enemigo. Increíble, pero obró su objetivo. Ahora si me interesa mucho un libro de algún habitante de la Isla tengo que esperar que lo publiquen en México o España y pagar una enormidad por manejo y franqueo postal, o esperar a que la biblioteca pública lo adquiera.
Eso es lo que me está pasando con Wendy García. Acabo de leer su primera novela "Todos se van" (2006) que me ha parecido excelente. Muy moderna y sobre todo buena psicología de las nuevas generaciones. Llevo 25 años ausente y pertenezco a la llamada Generación Puente (éramos adolescentes el primero de enero del 1959), compañeros míos de bachillerato se marcharon, otros sirvieron en las FAR, otros en el servicio exterior y hasta uno, apodado Manzano, fue administrador de la fábrica de papel higiénico de la Habana. Por eso me ha gustado el libro con el mensaje negativo del "inmovilismo" como reacción anti-salida. O me voy, o me quedo inmóvil. Generación Y rompe un poco ese esquema al pedir espacios al régimen. Me quedo pero dadme posibilidades de expresarme dentro de ciertos límites, por supuesto.
Ahora estoy en lista en la biblioteca para leer "Nunca fui primera dama" (2008) y el poemario "Ropa interior" (2008) para culminar el ciclo de guerra a la ropa interior de las primeras damas que se van.
Bueno una nota alegre para terminar. Prometo una crónica más amplia al finalizar los otros dos libros de Wendy. Por el momento un aplauso sincero de un lector agradecido.
Wesbri

Etiquetas: , ,

5 comentarios:

Blogger Morgana ha dicho...

Hola!

A mi me gustó Nunca fui primera dama, aunque por momentos sentí que se me hacía muy lento y no sé, como que esperaba más al final. Sin embargo logró conmoverme.
De todas formas quiero leer Todos se van...

Gracias por el post!

9:01 a. m.

 
Blogger Michell Pérez Acosta ha dicho...

Bien x ud Wesbri !..x tratar d mantenerse al tanto d lo q escriben ahora mismo las nuevas generaciones d escritores del terruño..
Saludos.

10:00 p. m.

 
Blogger Wesbri ha dicho...

Me llegó el turno en la biblioteca de Coral Gables y ya tengo el ejemplar de la novela de Wendy. Excelente. Me he ;eído de sopetón las primeras 100 páginas. Reconozco que es buena escritora.

7:53 a. m.

 
Anonymous Anónimo ha dicho...

Perdóname pero no entendí lo que dices que hay que esperar a que lleguen a las bibliotecas para leerlo?
"Todos se van" lo compré a través de mi club de libros y "Nunca fui Primera Dama" lo compré en la Feria del Libro de Miami el año pasado, así que te repito, no entiendo.
Saludos cubanos

7:22 p. m.

 
Blogger Wesbri ha dicho...

A mi edad y con los libreros repletos de novelas mediocres, no compro sino lo que sé va a ser una buena lectura. A veces espero a que la biblioteca de Coral Gables lo tenga para leer un libro. Estamos en época de crisis y cada penny cuenta.

10:27 a. m.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal