Una ventana abierta al cambiante mundo y el esfuerzo por tratar de ajustarse a esa realidad fugaz, a la que llamamos Vida

martes, mayo 26, 2009

Miami y los gatos


La sociedad miamense está profundamente escindida entre quienes adoran a los gatos y quienes adoran a los perros. Yo soy un hereje que adora a los niños, especialmente a los míos, no a los del vecino que molestan, rompen cristales de las ventanas con sus pelotas y son insoportables. Pero hasta ahora todos hemos vivido en paz. Yo refunfuño cuando veo una gracia de perro o gato en el parqueo, el vecino grita cuando le dejan un regalo en su césped, pero la sangre nunca había llegado hasta el río. Bueno hasta ahora.
Como en una película de suspense, los medios informativos, radio, televisión, la ya cada vez más rara prensa escrita y la fulgurante Internet todos aconsejan a los dueños de felinos a que mantengan a sus animalitos dentro de las casas pues hay un GatoAsesino suelto que ya ha cobrado la vida de decenas de esos animalitos. Lo más despreciabloe no es que los mate, pues se podría tratar de una gatofobia que resuelve por medio de la eliminación física del animal. No, los tortura, los decapita, le saca la piel no sabemos si antes de matarlos o después. Para el caso da igual. Es un caso único de conducta antifelina, homicida y de barbarie. No sabemos si es una banda o pandilla. Un testigo asegura que vio huir luego de un crimen a un adolescente en una bicicleta. Estamos registrando todos esos vehículos para ver si encontramos restos del felinocidio. Ya hemos revisado cerca de cien mil y Nada. No hay pistas.
Lo malo de nuestra sociedad que una vez inventados los medicamentos antipsicóticos clausuramos los establecimientos donde encerraban a los locos y los lanzaron a las calles porque violabamos los derechos de esos pobres diablos (eso pasó allá por los 1960). El sur de la Florida solamente cuenta con un manicomio en Pembrole Pines (South Florida State) en el cual encerramos a los locos asesinos y peligrosos. Ahora tendremos que construir un pabellón nuevo para los felinocidas.
No ganamos para el susto. Por suerte no tengo gato. Vaya de la que me he librado.
Si le gustó este comentario deje el suyo.
Si no le gustó, déjelo también pero por favor no se convierta en un bloguicida pues entonces si va a cundir el pánico en la Florida.
Wesbri

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal