Una ventana abierta al cambiante mundo y el esfuerzo por tratar de ajustarse a esa realidad fugaz, a la que llamamos Vida

jueves, agosto 14, 2008

za chiem?

Quiero permanecer con un estado de ánimo positivo y optimista. Es el verano. En diez días viajo a Macchu Picchu y quiero permanecer con energía positiva. Michael Phelps sigue sumando medallas de oro en natación, Cuba ha ganado su primera medalla de oro en Judo, los 82 años pasaron sin gloria ni memoria. Tengo trabajo, gano dinero, pago mis deudas, me endeudo de nuevo, y el ciclo vital sigue per saecula saeculorum (ya hace más de 40 años que estudié latín y ese latinajo es de los pocos que recuerdo).
Visité el año pasado la Federación Rusa (Moscú-San Petersburgo) durante dos semanas. De ahí la foto de la Plaza Roja tomada por mí. Estudié ruso, bebí en las aguas frías de Fiodor Dostoievsky, Seguei Esenin, Alexander Blok, Alexander Pushkin y Vladmir Mayakosvky entre otros. Visité el año pasado la casa museo moscovita de León Tolstoy. Amo la cultura rusa. Admiro al pueblo ruso. Pero ya durante mi visita escuchaba frases ultranacionalistas como "algunas repúblicas que se han independizado van a regresar pues han sido parte integrante de Rusia". La Gran Rusia. Me resistí a crear que la primera estrofa del himno soviético que proclamaba "la unión indestructible de repúblicas soviéticas forjada por la Gran Rusia" resonara todavía en las circunvoluciones de los militarotes rusos. Reconozco que me equivoqué. El oso ruso sale de una larga invernación con mucha hambre. ¿Quién sigue: Ucrania, los países bálticos?
¿Para qué? Para afianzar el poder político de Vladimir Putin. ¿No le basta con contar con el 85% de aprobación popular? Ahora desea que el Oso Ruso vuelva a ser temido, que vuelva a ser una potencia mundial, un nuevo imperio. A mis 66 años reconozco que me siento impotente para modificar mi amor por la cultura rusa y por su pueblo. A sufrir pues la vergüenza de los descalabros y desafueros de Putin y comparsa.
Hoy es un día amargo y triste.
Wesbri

5 comentarios:

Blogger Yoana ha dicho...

Realmente a mi me da mucha tristesa ver como matan a civiles los tanques y las bombas rusas. Solo espero que en este siglo no pretendan restablecer ningún tipo de imperio. Claro que al pueblo (aunque haya miembros de este que secunden esas ideas, serán siempre minoría) no hay por qué odiarlo por eso, ni al idioma (que no me gusta, pero es solo por sonoridad) ni mucho menos a su cultura. Ojalá se restablezca pronto la paz en la zona, y el "oso" se tranquilice. Buen viaje a Macchu Picchu Wesbri. Saludos,

Ana

5:39 a. m.

 
Blogger Miguel Caballero ha dicho...

Pensaba que nos esperaba un siglo XX de pugna occidente-oriente (por muy mal que suene), pero esto huele peor. China, USA, islamistas, Rusia, UE... demasiadas fuerzas aspirando a superpoderes....

9:49 a. m.

 
Blogger Al Godar ha dicho...

Trato de ser optimista. La humanidad está aprendiendo a vivir en grandes rebaños dirigidos por hombres con mucho poder. Tengo fe en que encontrará una forma de seguir adelante y evitar la autodestrucción.
Saludos,
Al Godar

6:54 a. m.

 
Blogger Betty ha dicho...

yo viví allí seis años y algun otro invierno más "salteado", y no me gusta generalizar, admiro a muchos rusos, a las mujeres rusas, más. Fuertes, emprendedoras, dielovayas,recias y con temple, base de familia y hay un montón de cosas que me contrarian de ese mundo eslavo, diferente...tengo aún algunos amigos allí, es un gigante difícil de controlar ese oso, confío más que nada en su propio sentido común como nación.

2:24 p. m.

 
Anonymous Anónimo ha dicho...

Hola.

Quisiera hacer una pequeña consulta sobre ruso, si es posible. Estaría agradecido si, por favor, nos pudieran decir qué significan un par de palabras de ese idioma que salen en una bonita canción en español, de Gabinete Caligari. Pueden leer y responder libremente, sin registrarte, en http://www.adslzone.net/postp2188271.html

¡Muchas gracias!

4:20 a. m.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal