Una ventana abierta al cambiante mundo y el esfuerzo por tratar de ajustarse a esa realidad fugaz, a la que llamamos Vida

domingo, febrero 24, 2008

La otra Cuba

Brickell Avenue, Miami, Florida, EE.UU.

Hoy el Miami Herald publicó un artículo del profesor Eugenio Rothe de FIU (Florida International University) sobre los cubanos del llamado "exilio histórico y sus problemas emocionales. El profesor dio un diagnóstico -que entre paréntesis yo doy a muchos de los viejitos que no aceptan la pérdida del cónyuge- "unresolved mourning" nosotros en el campo de la salud mental usamos el término "unresolved grief". Es nada menos que la incapaciudad de aceptar la realidad de la muerte de un ser querido. Mi pregunta es : ¿por qué les ha tomado al "exilio histórico" 50 años para darse cuenta de que aquello se perdió?
No entremos en la discusión política de corte emocional que no conduce a nada. Hagamos un sencillo paralelo entre la Cuba de finales de los 50 y la del siglo 21.

Cuba en el 1959.
5 millones de habitantes;
75% blancos descendientes de españoles; 24% negros; 1% asiáticos;
religión predominante catolicismo;
estamentos sociales; ricos, clase media y pobres.
Propiedad privada; prensa más o menos libre; Partidos políticos.
Sindicatos controlados por Mujal y su camarilla o por los comunistas.

Cuba en 2008.
11,2 millones de habitantes;
66% negros; 33% blancos; 1% asiáticos;
religión predominante: sincretismo religioso.
estamentos sociales: gobernantes y gobernados. No hay clase media.
Propiedad privada se reduce a un número pequeño de agricultores.
Prensa controlada por el gobierno; un Partido único;
Sindicatos controlados por el gobierno.

Mito: somos un mismo pueblo.
Realidad: NO. Nosotros somos blanquitos de clase media; ellos son negros muertos de hambre.

En una sociedad en la que el principal empleador es el Estado, la gente se cuida muy bien de emitir opiniones o de hacer actos callejeros que conlleven repercusiones económicas: pérdida del empleo.

Es otra Cuba. Caribeña, mulata, donde los blancos de clase media son una minoría. Esa es la contradicción fundamental. Mientras el "exilio histórico" continúa con una análisis basado en una Cuba que ya no existe y desde una ideología de los tiempos de la guerra fría, esos 8-9 millones de negros y mulatos que no tienen parientes en los USA no se van a movilizar contra el régimen de los hermanos Castro que si bien los ha defraudado, por lo menos se identifican mejor con EL que con los ricachones del exilio. Es una problema de "el ser social determina la conciencia social". Es necesario ponerse al nivel de ellos y entender que para esa mayoría el factor económico es la clave. Libertad de movimiento, sí la apoyan. Elecciones libres con el estómago vacío es una burla.

Primer paso: Leerse la "Trilogía sucia de la Habana" de Pedro Juan Gutiérrez.
Segundo paso: pensar menos en las propiedades confiscadas, y los 50 años de destierro amargo.
Tercer paso: aceptar que somos más gringos que cubanos, y que la nostalgia es una debilidad.
Cuarto paso: Pensar con la cabeza, no con el corazón.

Y ahora a esperar ¡qué coño va a hacer Raúl Castro para resolver la crisis económica! Si no acaba con el absurdo sistema socialista nunca lo va a lograr.

Le quedan unos 5 años a lo más a la vieja guardia castrista. Es hora de empezar a dialogar con las generaciones de 20 a 40 quienes serán los que den al traste con esa maquinaria que nunca funcionó, excepto cuando los chinos y vietnamitas la remendaron con apertura económica.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal