Una ventana abierta al cambiante mundo y el esfuerzo por tratar de ajustarse a esa realidad fugaz, a la que llamamos Vida

domingo, febrero 17, 2008

Castro, Cuba : las tres C y las cuatro S

Para Fidel Castro la solución a la crítica ha sido siempre la misma como decíamos ayer "A enemigo que huye puente de plata". El vejete "Presidente" de Cuba se ha vanagloriado siempre sobre el hecho de que la oposición a su régimen está en algunas de las tres Cs:
1-el Cementerio
2- la Cárcel
3- o son Ciudadanos de otro país (Exilio).

Lo copió de su "pariente" el Generalísimo Francisco Franco. Gallego como él. (¡qué conste que tengo mis cuatro gotas de sangre gallega!).

La disidencia cubana debe pasar de la crítica a la violación de los derechos humanos a una fase superior, en primer lugar subterránea, y que trate de abarcar todo el territorio nacional. Pasar del localismo crítico de los derechos humanos a una forma superior de organización mejor estructurada de forma nacional, si desea tener impacto en el futuro de Cuba.

El pueblo ha tenido desde el uno de enero del 1959 cuatro opciones. Las 4 eses:
1.Subversión
2.Sumisión
3. Silencio
4. Salida

En los años 60 fue la etapa de la SUBVERSIÓN: conspiraciones, atentados, sabotajes, levantamientos en las montañas (Escambray), invasión de Girón/Bahía de Cochinos, criis de cohetes. Todo FRACASÓ.
Entonces el pueblo accedió de mala gana a aceptar el régimen. Todos nos callamos la boca. SILENCIO. Pertener al CDR, asistir al Trabajo Voluntario, actos de presencia en las marchas del pueblo combatiente, hacerle el coro a los interminables discursos del Comandante.
Una parte del pueblo, oportunista, pensó "si no los puedo derrotar me les uno para obtener migajas". Son los voluntarios que cortan caña, los que delatan y se humillan por el carnet del Partido o la Juventud, los que van a las misiones internacionalistas (bélicas o no). SUMISIÓN.
Aquellos que no estan de acuerdo, como la subversión había fracasado, y ellos no pueden resistir más el sistema optan por la SALIDA: legal, ilegal, en patanas, en lanchas rápidas, por la frontera mexicana o a través de la emigración organizada (reunificación familiar, lotería de visas).

La única organización de poder en Cuba son las FAR. Y a la larga, habrá que negociar con ella. Por eso es mejor hacerlo con una organización que tenga membresía en todo el territorio nacional. Es hora de pasar del "indefenso" localismo crítico a la organización política que requiere la hora para realizar un cambio democrático en la isla. Pero, ¡cómo dice la publicidad! QUE SÉ YO, SI SOY EL GORILA DE 800 LIBRAS EN LA HABITACIÓN.

Basta por hoy de Reflexiones.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal