Una ventana abierta al cambiante mundo y el esfuerzo por tratar de ajustarse a esa realidad fugaz, a la que llamamos Vida

martes, octubre 28, 2008

Sobre elecciones y pintar paredes


Los lectores se preguntaran qué relación existe entre pintar las paredes del departamento (pisito) y el arte de votar. Sí en este país donde la abstinencia electoral es de un 40-50% habitualmente, de repente se enfrenta a las elecciones del siglo. Nunca antes -coinciden periodistas, politólogos (no sé si la palabra existe), comentaristas televisivos y radiales- se había visto un entusiasmo tal por elegir al próximo presidente de los EEUU. Millones quieren votar, millones se han inscrito como votantes luego de decenios de apatía política. Las colas (filas, líneas) son interminables. Ayer en la Biblioteca pública de la ciudad de Coral Gables el tiempo de espera era de dos horas en línea, un buena hora y media al sol y media hora dentro del edificio. Cola afuera soleada, cola adentro aireacondicionada. De repente una tronada ovación de los empleados cuando una votante novata perdía su virginidad apática a la ciencia delicada de escoger a los dirigentes del país. En una semana en el condado Miami-Dade ya ha votado un millón de electores. En el video anterior de CNN en la ciudad de Denver se espera que el 50% vote antes del 4 de noviembre.
No voy a entrar en detalle de si lo que se juega es un capitalismo tradicional u otro novedoso al estilo de las sociedades europeas modernas. Capitalismo a la usanza norteamericana del siglo 19 o social democracia al estilo europeo del siglo 21. McCain versus Obama. Lo viejo contra lo nuevo. La mentalidad del laissez faire contra la doctrina social de este país es de todos: blancos, negros, ricos, pobres.

¿y la pintura de paredes? Pues la situación está tan mala que ya ni los neuróticos tienen "pasta" para acudir a los psicoterapeutas, y estoy de vacaciones forzadas. O sea sin trabajo, en el paro. Aunque para mí no resulta tan malo pues recibo el cheque de la Seguridad Social. Y trabajo para entretenerme y tener pesetas para viajar por el mundo. Así que en casita, mi esposa ideó pintar el condominio de tonalidades de azules. Una especie de "me enveneno de azules" y les mandó algunas muestras. Entre rodillazos (pinto con rodillo y esponjas) pues corremos a chequear como van las encuestas o sondeos. Si McCain gana una décima del uno por ciento, o si Obama ya tiene el 50%. Y como en este país complicado, no se elige al presidente por voto popular sino por colegios electorales, cuantos votos electorales tiene uno o el otro. Es una avalancha de información en la tele, en la prensa escrita, en la Internet que no queda tiempo ni para abrir una botella de tempranillo. Y ya tienen el reloj que marca que faltan 6 días once horas, treinta minutos y diez segundos para la meta final: el día de las elecciones. Díganme si no hay que pintar paredes para mantener el equilibrio emocional.
Wesbri con gotas de pinturas en toda mi anatomía...

1 comentarios:

Blogger Yoana ha dicho...

A mi estas elecciones, que sigo por primera vez al detalle aunque sea de lejos, me resultan muy entretenidas, aunque me dan la sensación de ser una especie de ruleta rusa. espero que gane quien gane ese gran país salga del bache, pues si no el mundo se pondrá todo de cabeza. Saludos.

5:40 a. m.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal