Una ventana abierta al cambiante mundo y el esfuerzo por tratar de ajustarse a esa realidad fugaz, a la que llamamos Vida

jueves, octubre 02, 2008

Los ídolos de los argentinos





Los argentinos tienen como todo pueblo su Olimpo. En música el todopoderoso es el morocho Carlos Gardel. Que resulta ser ahora que nació en Uruguay. Ese deje-maneje entre uruguayos y argentinos no se detiene nunca.
En deportes como le dicen a los brasileños "Vuestro Pelé es el rey, pero Maradona es Dios".
Hasta aquí todo va bien, pero en política, ¿ quiénes son los paradigmas de ese noble pueblo?. En la cima de la constelación está Evita, "o la quieres o la odias", te repiten cada día. Lo curioso es que Evita considerada una santa por muchos practicaba lo yo llamo "caridad con el dinero ajeno". Un ejemplo, las madres iban a verla pidiendo zapatos para sus hijos. La secretaria anotaba cantidades por tallas, y luego se presentaban con una solicitud al dueño de la fábrica con la lista. Como los peronistas controlaban los sindicatos si el fabricante se negaba: los obreros le declaraban una huelga. Si accedía perdía dinero. Pero aún hoy hombres entrados en canas lloran ante su tumba con el argumento "Evita me regaló mi primer par de zapatos". En los EEUU eso lo denominamos "pensamiento emocional" o sea la materia gris no desempeña ningún papel. Eso sí la tumba de Eva Duarte de Perón en el cementerio de Recoletas es la más visitada en ese lugar y siempre hay flores frescas colocadas por manos humildes. El museo Evita (abierto en el 2002) es bello, lleno de memorabilia de aquella época. Contaba el guía que hay quien lo visita todos los días y llora. También hay quien escupe cuando pasa frente al museo en el barrio de Palermo (alta clase media). También cuentan que en medio del luto popular por la muerte de Evita en 1952, la ciudad amaneció cubierta de graffiti que leían "Viva el cancer", Eva había muerto de cancer del útero.
Entro a una librería y en medio de ella hay una mesa dedicada al Ché Guevara. Todas las biografías, diarios de campaña en Cuba y en Bolivia. Su rostro acompañaba las diarias manifestaciones estudiantiles en medio de la ciudad. Los souvenirs con su imagen estén por doquier. Como parte del programa cenábamos en pequeños grupos con familias locales para conocer al pueblo. En Buenos Aires en una familia de clase media retraté la biografía del Ché en el librero familiar. La abuela lo veía con mal gusto. La hija lo adoraba y las nietas eran algo indiferentes.
Lo de Evita se entiende. La mitad del pueblo argentino es peronista, la otra mitad antiperonista. Lo del Ché como explicarlo: ¿romanticismo?. No entiendo ese culto fanático hacia un guerrillero fracasado. El Ché para nosotros los cubanos del exilio es un ejemplo de fracaso político y militar de unas ideas absurdas que nada tenían que ver con la realidad político-social de Iberoamérica en aquellos años. Siempre va a existir diferencias sociales. Carlos Marx en "Crítica del programa de Gotha" habla de que en el comunismo va a existir diferencias entre dirigentes y dirigidos, lo cual invalida la idea misma de una revolución social. ¿para qué cambiar a los capitalistas que saben producir por los ineptos dirigentes de estas revoluciones, incapaces de alimentar a su propio pueblo?
Hasta aquí estos comentarios. Y vos, ¿qué pensás?
Vale
Wesbri


2 comentarios:

Blogger Yoana ha dicho...

Pienso que tienes mucha razón. Que pena que haya tantos argentinos, tal vez de buena fe, y no sólo ellos sino tantos otros en el mundo aún bajo el embrujo de ese che que no fue el "amigo" que significa la palabra, sino otro dictador sanguinario más, a quien el tiranosaurio mayor quitó del medio para poder tiranizar solo él. Un saludo, Wesbri agudo.

6:24 a. m.

 
Blogger Wesbri ha dicho...

No solamente eso, en Perú y Chile me afirmaban que todo iba nejor en Cuba ahora con Raúl. Eso antes del par de cicloncitos...

4:00 p. m.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal