Una ventana abierta al cambiante mundo y el esfuerzo por tratar de ajustarse a esa realidad fugaz, a la que llamamos Vida

sábado, diciembre 27, 2008

Cocktail sabatino

Ayer vi "El curioso caso de Benjamín Botones" basado en un relato de Francis Scott Fitzgerald y cuyo argumento remeda el cuento "Viaje a la semilla" del cubano Alejo Carpentier. Al parecer Scott escribió su relato primero y el cubano copió a lo descarado, o lo compuso por casualidad sin conocer previamente el cuento del norteamericano. Esos menesteres se los dejo a los críticos profesionales. Yo me licencié en 1975 en la bicentenaria Universidad de la Habana, y por "debilidades ideológicas" (eufemismo por pensar con mi cabeza) me publicaron casi NADA de las críticas que escribí (incluyendo un libro sobre la revista Cuba Contenporánea y una crítica sobre el habla de los esclavos en la obra de Cirilo Villaverde, perdidos en las gavetas inútiles de la Editorial Letras Cubanas).
¿a qué viene tanta jilipoyada, se preguntarán algunos? Es una historia al revés; se nace con el cuerpo viejo y se muere con el cuerpo joven en un enredo que ni los galenos más avezados podrían explicar. Todo para decir que luego de las fiestas he retornado a mi adolescencia y estoy releyendo (o leyendo por primera vez en inglés Manhattan Transfer de Dos Passos) algunas novelas capitales de mi formación. También estoy hojeando el libro "Jesus" del indio-norteamerocano Deepak Chopra. Uno revolucionario en la época en que escribió la novela, el otro buscando "el camino interior" que predicaba el Nazareno al decir "el reino de Dios está dentro de tí" no en los esplendorosos cultos de las religiones modernas. En el saco caen tanto Catolicismo como los protestantes quienes justifican la riqueza propia y por ende la pobreza de los otros como designio divino.
Mi esposa quiere iniciar un estudio de la Biblia. Por mi parte me interesa el evangelio de Mateo que es el que mejor cita Deepak. Retorno a los años juveniles cuando se supone que uno se forme y lea todo eso. Pero mi adolescencia fue violentada por el Primero de Enero del 1959 (tenía 16 años) y no pude o no quise o no me atreví a terminat mi formación ideológica al sucumbir pacíficamente a los cantos de sirena de una Revolución que prometía mucho y nunca cumplió nada de lo prometido y cuando a los 30 me dí cuenta del error Ya era tarde y lo único aceptable para mis hijos era largarme con ellos del infierno insular. Ahora a la edad de descansar retomo las lecturas de adolescencia. Nunca es demasiado tarde.
Wesbri : borracho del zumo de naranjas y el café del desayuno, a las siete de la mañana del sábado 27 de diciembre del 2008...

2 comentarios:

Blogger Rosa ha dicho...

Buen provecho con las lecturas. Debe estar muy bien lo del Manhattan Transfer, intentaré buscarlo en la biblioteca de aquí. Espero que sigan pasando bien estos días de fiesta lejos del infierno, aunque no sea en el paraíso. Feliz 2009 para ti y los tuyos. Un abrazo desde Asturias.

6:17 a. m.

 
Blogger Passiflora Maré ha dicho...

Obrigada pela visita ao meu blog. Bom ano e boas leituras. John dos Passos era descendente de Portugueses, e também é um escritor que leio desde jovem.

4:18 a. m.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal