Una ventana abierta al cambiante mundo y el esfuerzo por tratar de ajustarse a esa realidad fugaz, a la que llamamos Vida

domingo, junio 08, 2008

¡Es la economía, idiota!


Crisis alimentaria. El famoso eslogan que llevó a Bill Clinton a la presidencia de los EE. UU. en la década de los noventa. Como mi esposa se acaba de jubilar decidimos hacer compras de víveres el viernes temprano en la mañana, no en el supermercado de clase media de nuestro vecindario si no en uno más popular para comprobar si era verdad el ahorro que prometen a bombo y platillo. Como a esa hora matutina estaba poco frecuentado me pude fijar en los carritos de los viejos jubilados. Un señor de alrededor de 70 años cargaba latas de spam (ver foto) aparantemente ya no puede cocinar y se limita a ingerir la carne prensada salada y grasosa con pan (varias libras de pan en la cesta). El alza de los precios lo obliga a comer mal. No vi frutas ni vegetales en el carrito. No se puede dar ese lujo.
Más adelante observé a una señora obesa que cargaba un paquete de una arroba (25 libras, unos 12 kilogramos) de arroz y muchas latas de frijoles. Esa señora sí llevaba dos paquetes de carne. Su dieta es arroz con frijoles y de vez en cuando carne roja. Tampoco vi vegetales o frutas en su carrito. Pero supongo no podría darse ese lujo. Así seguí en mi triste papel de observador de la sociedad. Otros, menos dichosos, compraban a granel pocas mercancías: pan cubano, boniato (batata) que estaba en venta especial, plátanos para freír, etc. Nadie compraba frutas ni vegetales. Pescado ni hablar, solamente muslos de pollo y algunos pocos carne de res. Esa es la dieta de los jubilados o pensionados en este país industrializado, poderoso, rico, al que se le considera la primera potencia económica del globo.
Nosotros, los privilegiados, compramos carne de pollo, de cerdo, de res, pan integral, galletas de lata, naranjas, algunos potes de vegetales que estaban en venta especial, vino argentino a once dólares la botella, sodas (coca cola de dieta, root beer (traducción lteral cerveza de raíces: es una bebida popular en USA que se saca de una planta cuyo nombre desconozco)), leche, huevos, pan de maíz, arroz, espinaca, tomates, pepinos, pimientos, etc. Bastante balanceado, el total de la compra fueron ciento cuatro dólares. La mayoría de los jubilados no se pueden dar ese lujo. Las estadísticas indican que solamente una cuarta parte de los retirados en EEUU reciben el cheque de la seguridad social PLUS una pensión adicional: Yo de la Iglesia Católica en la cual trabajé por años en sus programas de asistencia social; mi Esposa del estado de la Florida por haber trabajado como consejera escolar.
En el continente africano estalla la crisis alimentaria al igual que en ciertas áreas de Asia. En Sudamérica, ya os contaré pues durante agosto-septiembre vamos a recorrer varios países de ese continente.
Vale, suficiente para un domingo.
Wesbri sudoroso luego de caminar por una hora.

1 comentarios:

Blogger Miguel Caballero ha dicho...

Wesbri, muy muy interesante. esto es, sí señor,periodismo ciudadano. Cuando pasen los años y queramos recordar qué era de nostros en 2008, éste será un documento genial. Ver cómo nos sentíamos sin el tamiz del tiempo.
Por cierto, ayer pasé por la Feria del Libro de Madrid, y vi un stand enorme con una larga cola. Me acordé de ti. estaban todos esperando a Ruisz Zafón.
Saludos

7:54 a. m.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal